lunes, 2 de noviembre de 2015

Antorcha - Bracero / Intento no. 2 / Quiero vivir (1974)

Si Leo Antúnez es el primer punk uruguayo; entonces, Antorcha son los primeros anarcopunks mexicanos. No me refiero a sonido, sino a ideas y actitud. No es casualidad que de alguna extraña forma el disco del uruguayo (uno muy difícil de conseguir, aun ahora) haya llegado a manos del grupo mexicano. El único disco de Antúnez, "Un Tal Leo Antúnez", incluye “Diles que las calles están danzado (Made in USA)” canción que Antorcha añadiéndole una historia más elaborada y música propia, la título como "Bracero". Pero no se trata de un plagio, el mismo grupo le entrega parte de la autoría de la canción a Leo.

¿Pero quién es Leo Antúnez? Leo Antúnez es un poeta, un revolucionario, un humano, injuriándonos, crispado por la cólera que se revuelve en su espíritu, ofreciéndonos una imagen única de lo que el autor comprende como rock. Un único disco con letras rebeldes, shockeantes e intensas. Rock en estado salvaje.




La primera canción y la última son de una belleza insultante: "Epitafio" abre de la siguiente manera:

“Cuando crea que los días son como las nubes, y me caiga y me levante
Cerca como siempre la cara al polvo del camino, concédeme el olvido
Porque estaré vivo entre los vivos y los poseedores
Los pobres y los ricos
Los buenos y los malos
Y no quiero"

"Natalia" es el desgarrador relato de una madre que es llevada a prisión "sin que conste la ficha médica, porque su hambre, porque su soledad y su miedo" y que cada domingo le promete a sus hijos "mañana vuelvo a casa" una y otra vez, pero nunca vuelve "porque Natalia muere un 2 de febrero de 1956/ Porque vio pasar un pájaro a su lado/ un Dios azul se le sentó en el pecho/ Y el corazón se le rompió de pena, de pena..." Después de canciones así solamente queda el silencio. Y me vienen a la mente dos grandes finales: Celine en Viaje al fin de la noche: "El resto no es más que decepción y fatiga" y a Kerouac en los Subterraneos" Y yo me vuelvo a casa, habiendo perdido su amor. Y escribo este libro."

"Bracero" de Antorcha comienza contando una anécdota de un grupo de trabajadores a punto de marcharse a los Estados Unidos (en la original de Leo Antúnez eran unos italianos) para trabajar y describe como sus familias se despiden de ellos: "El campo ese día/mostraba al sol su vientre/y los hijos y amigos que quedaban/cantaban viejas canciones/y levantaban en la lejanía/botellones de aguardiente/Era enero, y un cenzontle señalaba el camino a la troca”. El estilo de la canción es muy similar a una amable norteña al estilo saylors y esa clase de grupos. Enseguida la música se vuelve pesada, oscura, opresiva, la letra se torna del mismo modo, todo se convierte en pesadilla: "Eran cien hombres y mujeres que llegaron a United States/fueron bajados como carga/empujados como carga/ hasta las vacunas que decían: United States/Sellados como carga por un sello que los autorizaba a respirar, sudar, morder el polvo, producir/con la única salvedad de que todo llevara como marca made in USA".

No hay comentarios:

Publicar un comentario